jueves, 13 de agosto de 2009

Soy la persona más prejuiciosa de este mundo Vol. 2 (o: el origen)

Siempre me he jactado de tener una buena ortografía, es una de las cosas que sin duda me encanta presumir. Desde que yo era un niño me esforzaba por escribir las palabras correctamente y preguntar antes de escribir si algo iba con “be grande” o “ve chica”. Leer me ayudaba mucho, pues veía cómo y cuándo se usaban de forma correcta algunas palabras que me causaban mucha confusión, como aquél y aquel, cómo y como, donde y dónde, que y qué, este y éste, etecé, etecé.

Con el paso del tiempo, cuando entré en la prepa fui olvidando muchas de estas reglas y fui confundiendo unas otras. Ahora tenía mala ortografía ( pero mejor que la de muchos) y cometía algunos errores que, según yo, eran correctos. Dejé de pronto de poner acentos, salvo en los casos que el sonido es muy obvio, como en algunas conjugaciones de los verbos en futuro, como: iré, terminará, comerás, reiré, etc. Mi consuelo de tonto para escribir así, era que mi ortografía aunque yo sabía que había decaído era mejor que la de muchos y no tenía empacho en decirlo.

Una vez, ya en la carrera, escribí algo y se lo mostré a un güey que me gustaba mucho. En menos de 5 segundos señaló todos los errores ortográficos que yo había cometido. Empezó a reírse y me dijo:


"No se escribe órden, ni imágen, hay muchos el en lugar de él, fui no lleva acento, no acentuaste aquí, no acentuaste allá, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla bla bla bla


En ese momento escuché mi corazón romperse y cada error que me decía retumbaba en lo más profundo de mi cerebro.

Ese mismo día, llegando a mi casa busqué libros, diccionarios, enciclopedias, artículos en el rincón del vago y monografías.com (porque no había wikipedia en ese entonces) sobre ortografía, reglas de acentuación y toooooodo lo que me hiciera hacer recordar la buena ortografía que mucho tiempo atrás había tenido; en menos de una semana lo logré. Mejoré notablemente, e incluso en el Messenger comencé a escribir acentuando lo que había que acentuar. Nunca escribí “k” como sustituto de “qu”, así que ese no era un problema para mí. Lo único que no hacía era poner acentos.

Cuando pasé la prueba: Enseñarle un escrito al mismo tipo de aquella vez, sin que me señalara un solo error; me sentí tan pero tan contento. Empecé entonces una campaña de evangelización ortográfica con mis amigos, señalándoles sus errores y el porqué de éstos.

Empecé a tener resultados favorables con algunos de ellos y eso me ponía contento. Después si veía que alguien repetía un error luego de habérselo explicado me ponía bien mamón y le hacía burla con ese error (aún lo hago a veces) por toda una semana hasta que la persona en cuestión aprenda. Pero a veces la gente no sé qué piensa y es muy necia, e insisten en creer que están en lo correcto cuando escriben algo mal, a pesar de que saben que no. Como los que escriben HABER en lugar de A VER (¡Hola andantte, hola El Tipo!) O los débiles intelectuales (no sé si se les pueda llamar así. Bueno, o pendejos) que por más que les repites que algo no se escribe así lo siguen haciendo.

Como dije en el post pasado (No el pasado pasado, sino el volumen uno, o sea con el mismo título que este post, o sea éste): a mí, no sé si a los demás, la buena ortografía me dice mucho de la persona.

Considero muy inteligentes a aquellas personas que tienen una ortografía impecable.

Lo que aún, después de mucho tiempo no he podido dejar de hacer es abusar de las comas, paréntesis y cualquier otro signo de puntuación. Pero mi ortografía, esa sí es chingona me cae.

Ahora ya no escribo bien por temor a que alguien me señale los errores como aquella vez, escribo bien porque me gusta y porque es correcto.

16 comentarios:

nerdest dijo...

me sucedió algo parecido. una chava una vez me dijo que "la gente con mala ortografía le parecía inmadura", y mi automestima se fue muy bajo porque ella me gustaba mucho, y desde ese entonces, intenté escribir lo más correctamente posible, obvio yo no tengo la perfecta ortografía que tu tienes, y la verdad me da hueva poner acentos, más que cuando es muuuuuuuy necesario, pero ps no está tan jodida como el "OLLE" de alex jajaja

te amo por mamón!

Mr. Wolf dijo...

Ah! Muy buen post! Yo era como tú hasta la prepa, o sea, no ponía acentos porque me daba flojera aprenderme la reglita, aunque lo demás, más o menos lo escribía bien. No fue hasta que el profesor de literatura de la prepa, que era el doble de Saddam Hussein, dio un curso por las tardes una vez y desde ahí empecé a poner acentos y mi vida fue mejor jajaja. Siempre he tratado de escribir bien, hasta en el Messenger y varias chavas me han reconocido eso, y me dicen que se les hace interesante y que habla bien de mi. Coincido en eso de que por lo general la gente más inteligente tiene mejor ortografía, aunque tal vez haya excepciones como mi mejor amigo, que lo considero muy listo, pero tiene una ortografía PÉSIMA.

Pablo Cabañas dijo...

Más que buena ortografía, es necesaria la exigente ortografía, en especial porque en los actuales tiempos de mensajes por celular o metroflog, mucha gente escribe del carajo, y por más que se los digas, se hacen los indignados (como a una "amiga" mía).
Yo sólo escribo mal a propósito nomás para meterle humor a mi texto o cuando sea parte de un guión, pero si hay de veras seriedad en mi redacción, pues entonces hay que escribir con propiedad, digo, ¿no?

Saludotes.

Morinakemi dijo...

jajaja, entonses llo tanvien zoi una perzona inpekable???


Uffff, que mamón, pero estoy de acuerdo contigo en el sentido de que muchas veces la ortografía nos dice el nivel de... "culturización" que tiene una persona, bueno, son más interesantes... por eso de que han leído muchos libros y saben usar el idioma.

Zaludoz

Indie gente dijo...

eres un grammar nazi : 3

FAN dijo...

Tenés razón, y es que, el lenguaje escrito nos dice mucho de la forma como concebimos al mundo.

No me confío mucho de aquel que mira al mundo de cabeza, lleno de "kas", "zetas" y omitiendo signos de puntuación.

O a lo mejor soy un maldito fascista, qué se yo.

Lo que sí he notado en foros y blogs (en la red, pues) es que los mexinacos, a comparación de personas de otros países hispanoamericanos, tenemos una ortografía paupérrima.

Lástima, por ello este país es un auténtico mal entendido.

Bull dijo...

yo me tengo que quitar la hueva de poner acentos. maldito msn y malditos mensajes en el cel! hasta eso faltas de ortografia estilo olle o haber, creo que no tengo. en fin, a ver si comenzando el lunes puedo escribir como es debido

Kyuuketsuki dijo...

Yo tengo buena ortografía (casi siempre) gracias a la lectura, precisamente. Casi no sé nada de reglas ortográficas: escribo como la memoria me da a entender y casi nunca fallo con eso, afortunadamente. Aunque te diré... a menos que escriban "aslo" o cosas así, no soy tan mamón con la ortografía.

El Tipo dijo...

Yo tengo un par de errores, pero creo que ese extremo mamón es completamente infundamentado. No te contesto yo, te contesta Gabo;

"Por eso dije y repito que debería jubilarse la ortografía. Me refiero, por supuesto, a la ortografía vigente, como una consecuencia inmediata de la humanización general de la gramática. No dije que se elimine la letra hache, sino las haches rupestres. Es decir, las que nos vienen de la edad de piedra. No muchas otras, que todavía tienen algún sentido, o alguna función importante, como en la conformación del sonido che, que por fortuna desapareció como letra independiente"

En cuanto los acentos, irónico, explica.

"Creo que lo más conservador que he dicho en mi vida fue lo que dije sobre ellos: pongamos más uso de razón en los acentos escritos . Como están hoy, con perdón de los señores puristas, no tienen ninguna lógica. Y lo único que se está logrando con estas leyes marciales es que los estudiantes odien el idioma.

El deber de los escritores no es conservar el lenguaje sino abrirle camino en la historia. Los gramáticos revientan de ira con nuestros desatinos pero los del siglo siguiente los recogen como genialidades de la lengua. De modo que tranquilos todos: no hay pleito. Nos vemos en el tercer milenio"

NeMO dijo...

Pues Ge, para mi la ortografía es muy importante tal como lo dices. No doy necesariamente el criterio de si eres más inteligente que otro por saber escribir porque sé de personas que no son maestros en lenguaje oral y escrito pero son genios en otros campos.

Post genial

:D

Fabiola dijo...

Oh, oh. No quiero pensar en los errores que hay en mi blog y que de seguro los detectas. La verdad yo si cometo una que otra falta de ortografía.

Simiodo dijo...

lo siento Gztoso se que haz de sufrir cuando chateas conmigo xD jajajaja pero ni modos namas al aspañol no has muy buenos namas ahi cuando puedas me hechas una mano :P

P.D. con una mano me referia a que me ayudaras eh xD jajajajaja

Tumeromole dijo...

Te doy toda la razón. Pinche gente que no entiende por más que uno los corrige... Desespera.

Oyieth dijo...

No te lo tomes a mal, pero a mi me molestan un tanto los Nazis de la Ortografía.

Todo se origina con un conocido que empezo a aprender otros idiomas, se obsesiono con sus reglas gramaticales, y despues, se obsesiono con la gramática española.

Ok, el problema no es en sí que te corrijan. El problema es cuando ya ni puedes escribir algo a gusto, porque "te falto ésto, y aquello no lleva acento, y esto, y..."¡gaaah!

Aún así, creo que no tengo taaan mala ortografía. Creo.

Borchácalas dijo...

Yo concuerdo contigo. Sabes de mis manías e incluso de mis autocorrecciones en el mensajero a la hora de estar conversando.

Me da mucha pena encontrarme un error de redacción -los cuales abundan en mis textos y por eso me dan pena-, ortografía, gramática e incluso de dedo.

Yo no te llamo purista. Creo en el hecho de escribir bien para ser bien entendido.

sergio adrian dijo...

hay un error de ortografía en este post, pero gracias a tus comentarios dejé de usar el puto "cke2 por el verdadero "qué o que" te dejo y buen día feliz viaje a Puebla y por si puedes me mandas unos camotes.