sábado, 26 de diciembre de 2009

Tierra del árbol de capulín.

Es costumbre en mi familia que cuando nadie va a la escuela o al trabajo, vayamos a algún lugar que no conocemos a pasear (Últimamente no puedo, estando en Puebla). Navidad, al despertar, después del recalentado y de curarse la cruda si es que la hay es la fecha perfecta porque aparte todos estamos en la misma ciudad. Siempre preferimos por sobre todas las cosas hacer mini viajes que hacer lo que la gente común hace: ir al zócalo que está atascado de gente que va a-hacer-no-sé-qué, pudiendo ir en otras fechas o ir a ver Paranormal Activity en plenas navidades al cine.

El año pasado fuimos a un hermoso río. Fue la vez en que más cerca he sentido la muerte: me metí a salvar a mi hermana que se estaba ahogando, yo con todo y pantalón y acabado de comer. Casi nos ahogamos los dos. Este año fuimos al único "Pueblo Mágico" de Oaxaca: Capulálpam de Méndez.


A 70 y tantos kilómetros de la ciudad (una hora y quince minutos aproximadamente por lo de las curvas) de la capital, en la sierra norte del Estado se encuentra un pequeño pueblito llamado Capulálpam, Capu pa' los cuates; a primera vista es un lugar muy pintoresco que da la bienvenida con una iglesia que data de finales del siglo XVII. Tiene un estilo barroco y clasicista y es de los pocos templos que aún conservan el techo de madera recubierto de teja, así como varios retablos muy bonitos de estilo barroco y churrigueresco (Gracias, descripción de la entrada).

Es muy bonito ver que el estilo de las casas es uniforme: o bien las casas son de adobe o pintadas de color rojo y blanco. El zocalito es bonito también, siguiendo el mismo estilo. Fuera de ahí es fácil recorrer el poblado pues es pequeñito. Aunque casi todo sobre el cerro.

Si bien el pueblo es agradable, francamente esperaba algo más de un pueblo "mágico", sobre todo porque comparte este título con bellos lugares como Taxco, San Cristóbal de las Casas y Pátzcuaro, entre otros. Es ahí donde me entró la duda de cómo hacen para "medir la magia" de cada pueblo y darle así este apelaivo. Tal vez la Secretaría de Turismo tiene un magiómetro sofisticado, muy difícil de entender para nosotros los mundanos.

Poco después quisimos ir al mirador del pueblo para ver desde ahí todas las montañas que rodean el lugar y los pueblos cercanos, pero hacen falta señales para llegar a tal lugar. Dimos vueltas y vueltas en el cerro por caminos de terracería y nunca hallamos un mirador, sólo una cancha de futbol, un caballo que nunca supo darnos indicaciones y este letrero que nos dio mucho miedo y huimos:
Saliendo del pueblo es posible encontrar la zona "ecoturística" en donde podemos convivir con la naturaleza, goee. En este campamento encontraremos un río cristalino de agua helada, podemos practicar rappel, hay tirolesa, juegos para niños, como este columpio del cual me corrieron porque efectivamente tengo más de 12 años:


Van a creer que ora sólo uso esta playera, pero juro que tengo más. Es que coincide que cuando salgo en fotos traigo ésta; también tengo otra: la de rayas rojas y blancas. Pero ¡meh! Aparte todo arranado. Y la narizota ¡Bah!

El lugar es muy bonito; el puente colgante le da un toque más emocionante aún. No corran en él. No es chido.


En el restaurant podemos comer truchas (de río) preparadas de muchas maneras: fritas, en caldo, empapeladas, al mojo de ajo y en mermerlada (bueno esta última no, pero sería cool) que son deliciosas de la manera en que la pidan. Si quieren comer la comída típica (que es la misma que la de Oaxaca capital) entonces deben comer en el pueblo.


Intento de foto, donde se supone que salen los peces del río. Pero miren como beben los peces en el río, pero miren como beben por ver a Dios nacido. Beben y beben y vuelven a beber...

En resumen: el pueblo es muy bonito, pero chiquito. No esperen encontrar muchas cosas que hacer, pero les aseguro que se divertirán.

Nota importante para el viajero: No hay señal de Telcel ni de Movistar. Repito: ¡No hay señal! Ja.

Ya de regreso hay que hacer una parada obligatoria en Guelatao, Guelatown para los cuates; lugar en donde nació El benemérito (¿qué demonios significa benemérito?) de las Américas Benito Juárez. Es un pueblo pequeño también y tampoco hay mucho que hacer pero es bonito.



Y ya. ¡Felices fiestas!

domingo, 20 de diciembre de 2009

Cosas de familia: El espectador.

En mi familia la hora de la comida es muy sagrada. El mundo se detiene, el sol brilla más fuerte y los astros se alinean para que todos comamos juntos. No siempre se puede, y ya no es como solía ser antes: un momento adecuado para compartir chistes, anécdotas, frustraciones y cualquier cosa con o sin relevancia de la vida propia. Pero aún se disfruta mucho, o casi... O ya no...

Incontables son las historias de las que uno se ha enterado en esa mesa. La alegría, la tristeza y todos los sentimientos siempre han sido acompañados con tortilla.

De pronto se escuchaba a mi hermano mayor decir: ya tengo novia. Y las preguntas de mamá eran siempre las mismas: ¿Cómo se llama? ¿Cómo es? ¿Cuándo la traes?. Si no lo hacía, era mamá quien preguntaba. El tiempo pasó y mi hermano pasó a la estabilidad; ahora mi cuñada es una comensal más en la mesa que ya sabe que la hora de la comida es religión.

Mi hermano menor ya, desde hace un tiempo interrumpe el curso de los bocados para indicar que él también, como otrora mi hermano mayor: ya tiene novia, que ya no o que ya tiene de nuevo. Si no, es mamá quien pregunta. Es como volver a recordar viejos tiempos. Él protagoniza ahora los cuestionamientos que antes sólo escuchaba. ¿Yo? Yo sólo soy un espectador.

Nunca ellos han esperado que les anuncie que ya tengo novio. Nunca he esperado siquiera que me lo pregunten. Fuera del clóset estoy, pero eso no quiere decir que ellos quieran, o yo quiera contarles acerca de mi vida privada. Todos sabemos que no.

Tal vez sería buena idea romper el hielo algún día y confesar que ya tengo novio . Y que lo amo. Tal vez de esta manera se acostumbren a que yo también puedo contarles mis secretos. Tal vez ellos debieran preguntar. Ese jueguito de ya-lo-sé-y-pues-no-es-necesario-que-lo-pregunte- ya me hartó. Ya me cansé de ser segregado. Ya me cansé de autosegregarme.

El problema es que aún, después de tanto tiempo, no puedo evitar pensar en esos comentarios homófobos que tantas veces fueron lanzados sobre esa mesa. Comentarios echados al aire y que en más de una ocasión amargaron mi plato de sopa. Y es es ahí donde prefiero seguir siendo aquél que sólo contempla.


-----
PD: Este post era como para gaycolectivo, ustedes disculparán. Pero tenía que decirlo. Terapia pues


viernes, 18 de diciembre de 2009

De mi incapacidad para manejar.

De entre todas las cosas que no puedo hacer, como: cruzar un puente sin caerme, caminar sin tropezarme, dibujar una línea derechita, usar ropa de lana sin hincharme, salir al sol sin estornudar, estresarme sin que me salgan manchas en la cara, está una que es graciosa, estúpida y muy triste a la vez: estoy imposibilitado física y mentalmente para conducir un automóvil.

Y no es porque me falte alguna extremidad o esté tuerto, sino porque no puedo. Y tampoco es porque no sepa conducir, sino porque soy una desgracia al volante. Un peligro andante.

Ser una persona distraída no es nada bueno cuando uno toma el control de un coche. Una vez, casi choco un carro ajeno por ir platicando, mi cerebro no puede hacer más de una cosa a la vez. O manejo o platico, no puedo con las dos. ¡Entiéndanme! La plática era más interesante que el camino, no me culpen. La música: uffff. me distrae de una manera sobrenatural. Ni pensarlo.

Tener una coordinación pobre también es malo. Una vez (distinta a la vez pasada) casi atropello a alguien porque -esto sólo cuando apenas aprendía a manejar- al voltear a ver por el espejito de al lado (¿retrovisor?) sin querer movía las manos, por ende el volante en la dirección que volteara. El horror.

Soy desesperado en el tráfico, soy impaciente, soy ansioso, soy paranoico y soy obsesivo compulsivo. Pero todo esto al volante, de copiloto: soy el mejor. Paciente, nada desesperado aunque haya tráfico, dicharachero, alegre, etc., etc.

Ni siquiera es necesario mencionar que no sé cómo cambiarle el aceite, agua, anticongelante y todas esas cosas necesarias para un coche. No sé el porqué de muchas cosas. No sé como se llaman sus partes; hasta hace un tiempo le decía "la cajuela del motor" al cofre. Soy un fracaso. Lo sé.

Manejaré bien o trataré de hacerlo cuando sea necesario y mi vida dependa de ello, antes no. Disfruto mucho el transporte público y de no buscar estacionamiento y todo lo que conducir implique.




La borregada. O de cómo Clint Eastwood no está muerto.

Usted, amable lector, tal vez a esta hora (2:58am) esté en brazos de Morfeo como yo debería estar en este momento porque luego empiezo a hacer/decir/escribir muchas tonterías (por ejemplo). Bueno, pues hace una hora más o menos, un rumor en Twitter comenzó a soltarse por todo el Timeline:

"Clint Eastwood está muerto."

No soy tan fan como muchos otros que seguramente ya se preparaban para salir a comprar mañana a primera hora la colección de películas de él antes de que subieran de precio, pero soy chismoso y quería enterarme cómo fue, así que hice lo que cualquiera haría en mi situación: Guglear.

Como no encontré nada pensé que era una noticia muy muy fresca e investigué en la búsqueda de Twitter. Me encontré cientos y cientos de tuits al respecto dando el pésame. cortándose las venas, retuiteando los retuits de los retuits, incluso de cuentas como BBCNews y otras cadenas de noticias, que al final resultaron retuits falsos.

El equipo de investigación de Moneda al aire encontró que el primer tuit que hablaba al respecto era de una cuenta llamada Ave del terror. Ja ¡Qué vacilador! Una cuenta con 4 tuits nada más. Creada hoy. Qué tontería. La broma, obvio, era de los primeros que retuitearon; mismos que siguen esa cuenta:



Plaqueta & Co.


Y se armó el borlote; todos estaban shockeados y llorando como Magdalenas por el fallecimiento de su ídolo, mientras -me imagino- lo autores intelectuales del hoax, viendo Gran Torino, cagados de risa.

No sé por qué lo hicieron o como para qué, pero me da mucha más risa cómo fluye la información en Twitter; cómo la gente, sin investigar antes empieza a retuitear a lo güei.

¡Todos esos que retuitearon son unos tontos! Y no me imagino cuántos más se fueron a dormir pensando que la noticia era cierta. Ja, ¡perdedores!

Sigo sin entender por qué la gente se toma tan en serio todo lo que leen y más en el internetz. Y más en Twitter. Odio a los borregos, odio a los tontos. Odio al mundo. Odio mi insomnio.



¡Gentesss, no sean güeyes! por eso luego se los chamaquean bien rápido.



Si ustedes checan esto ahorita, verán que ya todo volvió a la normalidad.


F I N

---

Sí sí, tengo mucho tiempo libre ¿y? ¿y?

jueves, 17 de diciembre de 2009

Sin Patria.

Previamente en moneda al aire:

"Gezeta hace proselitismo de Tu mero mole con esta página. Descubrimos que es un torpe con los tenis de la marca de la estrella, que los viajes le causan una sensación rara y que está enamorado ."

Cuando me preguntan ¿De dónde eres? me cuesta trabajo responder, porque a ciencia cierta ni yo lo sé. Políticamente soy oaxaqueño. De la costa para ser exactos. Sin embargo geográficamente soy del Estado de Sinaloa. Yo nací en el paradisíaco puerto de Mazatlán; pero casi toda mi vida la he pasado en la Ciudad de Oaxaca. Así pues, yo no soy de aquí, ni soy de allá.

Volviendo: cuando me preguntan mi origen prefiero explicar todo esto que acabo de decir porque a pesar de todo eso no tengo un lugar al que sienta que pertenezco. Mazatlán, Oaxaca (centro y la costa) me encantan, pero no siento ninguna de ellas como mi patria. Como mi casita. Al tener padres separados esto es aún más difícil pues tengo dos casas en dos ciudades distintas.

También me encanta Puebla (la ciudad (no la gente)) y amo el DF. Me gustaría vivir ahí, me gustaría ser chilango. O me gustaría ser de Morelia. O de Guanajuato. O de Jalisco. O etc,. etc., etc.

Tiendo a enamorarme fácilmente de los lugares que visito; tanto que al poco tiempo imagino cómo sería y si me gustaría o no vivir ahí, soy un facilote, ciudadísticamente hablando.

No tengo patria. No siento pertenecer a ningún lugar. Soy de donde me guste ser.



miércoles, 16 de diciembre de 2009

31. Todos semos mole



Para mis lectores que vuelven de allá sin entender nada y se pregunten qué pasa, pueden leer la explicación acá.

Yo tampoco me he vendido. Pero apoyo a Tu mero mole pa' que gane. Ya es cuestión de orgullo. Así que voten acá acá acá acá acá.

-----

PD: Comenten allá.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Paella de hipocresía

Cuando yo era un niño mocoso, inocente e imberbe fui obligado a ir a clases de catecismo para hacer mi primera comunión. Desde que soy muy pequeño he sido como alérgico a cualquier cosa que tenga que ver con la religión -cualquiera que esta sea-, entonces eso era todo un martirio para mí. Estoy seguro que cuando me bautizaron lloré pero porque el agua bendita me quemaba y no por alguna otra causa.

Bueno, pues las clases de catecismo eran de los más aburrido que podía haber. Sobre todo para un niño que podía disfrutar de otras cosas más maravillosas. Como jugar con sus playmobile, ver el canal cinco y videojugar horas y horas hasta que me sangraran los ojos o salieran ampollas en los dedos.

De vez en cuando, con pasajes biblícos, el catequista nos quería enseñar cosas de la vida real, pero yo era bien tonto y pues como que no le entendía si no me lo explicaba con un caso real. Uno no documentado en ese librito de antaño pues.

En una ocasión, en el salón de clases escuché que una niña le dijo a otro niño: "eres un hipócrita". Esas palabras retumbaron en mis oídos por mucho tiempo. Yo no sabía lo que eso significaba. Tal vez era la grosería más grande que alguien podía merecerse. Hipócrita suena bien fuerte goeee. Me daba miedo si quiera repetirla.

Como el catequista me caía bien, independientemente de lo aburrido de sus pláticas, se me ocurrió preguntarle que qué quería decir tan horrorosa palabra. Él, como era su costumbre, me explicó con un pasaje bíblico acerca de noséquién que hizo noséquécosa y blablablá: no entendí.

Supe entonces que hipócrita no era una grosería, pero no sabía todavía el significado. Pude vivir con ello.

Recuerdo que uno de los trabajos finales que nos dejaron, ya casi para hacer la primera comunión (¿Quién deja trabajos finales en clases de catecismo?) era pedirle a nuestra mamá que nos hiciera un bolsita roja de tela en donde guardaríamos un arroz cada vez que hiciéramos algo bueno.

Pues mi mamá me hizo mi bolsita roja en donde deposité un arroz por cada buena obra que hacía y al cabo de un mes, cuando había que entregarle al padre nuestra bolsita con las buenas obras, entregué mis 15 arroces. No creí que fuera malo, una buena obra cada dos días no estaba tan mal ¿no? El padre vio mi bolsita e hizo esta cara: "¬¬". Entregué los demás trabajos y ya.

Cuando fue el turno de Juanito, el niño que a todos caía mal porque era malo con nosotros y exageradamente bueno con los catequistas y el padre, entregó una bolsota como con medio kilo de arroz. MEDIO KILO DE ARROZ, el padre sonrió y le dio una palmadita en la espalda.

O seeeea. En medio kilogramo de arroz hay como 14, 567 granos (Si no me creen, cuéntelos). Es decir que este niño hizo como 485 obras buenas por día. ¿Quién que no sea la madre Teresa de Calcuta, el Papa Juan Pablo II y/o Gandhi hace 485 obras buenas por día? ¡VEINTE POR HORA! Este niño era un superhéroe. No hay duda.

¿Por qué el padre no le dijo nada de mentir de esa manera mientras que a mí me hizo cara de ¬¬ por ser honesto?

Rosita, otra niña del "curso" dijo: Juanito, eso es una hipocresía.

En ese momento entendí verdaderamente lo que era la hipocresía: una bolsa con medio kilo de arroz.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Torpeza + anticomercial

Decir que soy torpe no es algo nuevo o algo de lo que me sienta orgulloso. Si muero por causa accidental seguro será por mi torpeza. Explico:

Cuando camino por las calles siempre ando baboseando para todos lados. No lo sé, aún no entiendo por qué lo hago, pero voy volteando hacia donde sea: al cielo como niño autista, a los edificos, a los anuncios, menos a donde debo ver: hacia el piso. Es por eso que en repetidas ocasiones me tropiezo, me caigo, meto la pata en un hoyo, le piso la cola a un perro, pateo a un teporochito que duerme en la calle, me cruzo los semáforos cuando están en rojo para mí, le pateo el pie a quien vaya caminando adelante y hasta le saco el zapato e infinidad de cosas que puedan imaginar. Desde gracias hasta desgracias.
Ahora, por otro lado; sabiendo que soy bien torpe, no sé por qué uso Converses, so-bre-to-do-cuan-do-llue-ve. Son los peores zapatos que uno puede usar cuando se es torpe. Los converses no son todo terreno como muchos han dicho, son unos zapatos que a la menor provocación se escapan del piso y te hacen pasar los más grandes osos y/o graciosas y dolorosas caídas.

(Bueno, me imagino que ya quieren saber qué pasó. ¿no? )

Bueno. Ayer por al noche cuando pasaba por una calle muy transitada que necesitaba atravesar; decidí subir por el puente porque qué tal que me atropellaban. Entonces eso hice. Subí el puente con toda naturalidad y sin ningún problema. El problema fue a la hora de bajar porque había llovido, yo traía converses, spy torpe y los escalones del puente eran metálicos. Paréntesis (Nunca caminen sobre superficies metálicas mojadas con estos zapatos) ¿Y qué creen que pasó?
Pues sí, me caí como 8 escalones y medio. Apenas y alcancé a meter las manos, si no, hubiera bajado todo el puente cayendo de una manera muy estúpida: resbalándome. Juro, ¡lo juro! que sentí que caería como en las telenovelas: rodando, y al final me quedaría ahí tirado a la deriva. Pero no, hasta para eso soy torpe. No caí con estilo.
Me levanté y me dolía todo. Estaba todo sucio del pantalón y suéter. Y clásico: volteé hacia todos lados a ver si alguien me había visto para que si así fuera, aplicar la risita aunque me estuviera doliendo hasta el alma; por suerte no. Pues ya. Hoy que me despierto me siento como un anciano de 143 años, apenas y puedo caminar bien (con andadera).
Uno de estos días me voy a matar yo solo me cae.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Los blogs no han muerto...

...Los que mueren son los bloggers.

Como blogger, yo crecí con muchos bloggers que hoy han dejado de postear parcial o totalmente, y los que lo hacen sólo dicen que su blog ha muerto o que están en una "pausa" porque todo lo que tienen que decir lo hacen por twitter, o facebook ¡Patrañas!
Me encantaba la originalidad de Plaqueta (¡gracias por volver!), la irreverencia de Chidoguan, la mamonería (sic) de NEB (que sigue posteando pero ya no es el mismo de antes ¿sólo yo pienso eso?) la locura de Mario Flores, la aún más grande locura de sirako, lo enfermizo de (I_I), los filosóficos escritos de Sofía Tellez, la creatividad de Sardina y algunos más que están igual de desaparecidos. ¿Dónde están señores?
Afortunadamente, algunos con los que "crecí" siguen dando lata por todos lados, como Chilangelina, Rox y Tazy. ¡Gracias, chicas!
Así es, los blogs no mueren, señores. Y siguen ahí como constancia para los que quieran ver lo grande que fueron y que no exagero; son los bloggers los que van muriendo. Son ellos quien han dejado de tener ideas y/o no saben conjugar la vida microposteril con la posteril. O lo que sea.
Mucho he leído sobre el tema, de que ya no tienen más que dar, que prefieren ahora lo chiquito porque es más conciso, rápido y sensual, pero ya lo dijo Lilián en este post: "SIEMPRE HAY DE QUÉ ESCRIBIR", palabras más, palabras menos. Y mírenla, qué bien lo hace ella.
Señores, tener un blog no es ninguna responsabilidad. lo sé. No es un trabajo pagado (tal vez para algunos sí) lo sé. No es un trato con el diablo del que depende sus vidas y deban escribir en él, también lo fucking sé. ¡Pero caray! Siempre hay de qué escribir (repitiendo palabras ajenas). Siempre podemos quitarle 5 o 10 minutos a algo de aquí y a algo de allá y escribir un post, por muy pequeño que éste sea. ¿Qué les pasó, carajo? Realmente me gustaría que esa gente de la que hablo (y a los que les quede el saco) dijeran. ¿En qué momento sucedió? ¿cómo fue? y ¿por quéee?
Siento feo que aquellos que "me formaron" como blogger se hayan ido. Aquellos con que soñaba que alguna vez me comentaran ya no estén con nosotros. Aquellos cuyas palabras me inspiraban hayan pasado a mejor vida. Y sí, hablo como si hubieran muerto. Pero sí, lo hicieron. Muchos lo hicieron. No la persona ob-via-men-te, sino los bloggers dentro de ellos.
Pero por suerte, existen nuevos bloggers. Una nueva generación de güeyes que como tú y como yo aún pueden complementar una cosa con otra. Hay muchos (habemos, pensando egocéntricamente, por qué no) que no por llegar tarde al boom de los blogs son menos talentosos que los "pioneros" que ganaron fama por ser los primeros en decir lo que muchos podemos decir. por contar lo que a todos nos puede pasar.
Y para muestra, para todos aquellos que creen que los blogs han muerto, para todos aquellos que se quedaron con la generación vieja y para todos aquellos que creen que con Twitter murieron los blogs; los invito a leer a éstos, que actualmente son mis bloggers favoritos, que, justo como antes lo pensaba, ahora lo hago: "quiero ser como ellos":
Y claro, las anteriormente mencionadas Chilangelina y Lilián. Y muchos más que tal vez olvidé listar, o que me falta conocer, pero que también están pegando duro, goeee.

domingo, 29 de noviembre de 2009

Este post podría ser un tuit. O varios.

Oigan, gûeyes, sigo vivo. Pueden respirar aliviados y continuar con su vida normal. Y aplaudir.

Aprovechando mi vagancia por el mundo (ajá sí), ando en Acapulco, sufriendo mucho. En verdad: Acapulco es muy feo; no vengan. Hace mucho calor, es horrible. En serio.

Tengo en mi compu -que no prende- una histerieta genial que iba a poner el viernes pasado, pero pues no se puede aùn . Así que mientras tanto pensaba platicarles cómo iba, pa' que se la imaginaran. Pero El Sr. Pinto ya hizo eso una vez y sería muy fusil, así que ustedes se lo pierden. Odio cuando a la gente se le ocurre una idea muy brillante, y luego pues uno ya no pùede usarlas a gusto.

Y ya me voy porque tengo muchas cosas que hacer aún, antes de volver a mi realidad llena de mudanzas, exámenes, gastos y demás cosas raras. Y repito: Acapulco es feo. No vengan. ¡En serio!

------
Pronto: Histerieta, post religioso, fotos varias y recopilación de fotos de turistas topless en Acapulco (Ah, verdad).

martes, 24 de noviembre de 2009

Catarsis

Tenía un buen texto preparado en mi compu sobre esto, pero no prende, entonces improvisemos antes de caer en la desesperación que eso implica, sobre todo porque si no lo hace, no habrá histerieta este viernes, Twitter por las noches y Facebook por la tarde, pero tengo cosas más importantes que hacer, que preocuparme de eso. De momento.

Alguna vez mencioné lo mucho que disfruto viajar, aunque sea un viaje relámpago. Aunque sea un viaje a un lugar muy cercano. Disfruto de sobremanera hacerlo. Mi sueño guajiro es ser millonario y pasar toda mi vida viajando. O tener un trabajo donde me paguen por viajar, sería mejor aún. O tener una casa donde tenga muchos muchos gatos. O volverme un blogstar y que también me paguen por ello. O vivir comiendo queso toda la vida. O la paz mundial.

Volviendo al tema: últimamente los viajes que he hecho me han resultado muy catárticos. Empiezo a creer que yo soy un trotamundos y no soy una persona que está destinada a estar en un sólo lugar.

Estando en Oaxaca me emocionaba la idea de venirme a Puebla. La he pasado bien aquí, y tambièn no tanto. Pero no termino de darme a la idea de que NO soy un turista y que si estoy acá es porque así lo elegí. Creo que me sentiré un turista toda mi vida. Siento de pronto que estoy en un sueño y despertaré de nuevo en Oaxaca y mi vida continuará normalmente: así de aburrida como hasta ese entonces. Así de aburrida como hasta ahora, y voy a querer de pronto irme a otro lugar porque me canso y no me hallo en ningún lado.

Tal vez me emociono mucho con los lugares nuevos y ya que siento que no tienen nada que ofrecerme me dan ganas de botarlos y huir. Desaparecer y empezar de nuevo. Si yo hiciera un viaje como el que hará Lilián, al regreso estoy seguro que estaría desubicadísimo, como siempre. Espero que a ella le vaya bien.

Aún recuerdo el comentario que le hice y me siento tonto leyéndolo porque no aplica para mí, no ahora.

"Creo que la nostalgia anticipada siempre es más fea que la nostalgia nostalgia. Después ya ni te acuerdas tanto, y más si vienen cosas más bonitas. También me pasó."

Y sí, luego vienen cosas bonitas, pero me aburro. Y sí me acuerdo de la nostalgia, y es ahí donde decido que lo mejor es que todo inicie de nuevo. Y me da otra vez esa nostalgia anticipada de la que ella habla, que no termina siendo nostalgia, sino anhelo. ¿Estoy mal? ¿Se entiende mi punto? Porque yo no lo entiendo bien.

Conclusión: soy un perdedor que no sabe lo que quiere, bái.

------
Update: ¿Vieron la película Into the Wild? Yo quiero ser como el personaje que hace Emile Hirsch, pero sin morir de hambre y con dinero. Y sin los osos ni comiendo alce. Ni el rìo ni comiendo esas plantas raras goeeei.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Kamasutra lap

Años de investigación con los monjes tibetanos y con sabios chinos-japoneses inventores de la confusión nos han permitido desarrollar una poderosa herramienta que le permitirá encontrarse con su yo interior y conectar todos sus chacras a través de cómodas posiciones con su ordenador.

Moneda al aire en una exclusiva para la internet, se complace en traer hasta usted, el único y auténtico libro titulado: Kamsutralap© que le contiene todas las posiciones habidas y por haber para que usted controle su laptop.

Olvídese de posiciones aburridas que merman la diversión entre usted y su ordenador. Intente estas nuevas y no se arrepentirá. Años de experiencias nos respaldan. ¡Pídalo ya!




¿Cuántas veces no se ha se cansado de la misma posición con su ordenador?

¿No siente que su relación con él ha disminuido a causa de horas y horas de monotonía extrema?


¿Qué está esperando? Tome el teléfono y marque ya. Una de nuestras operadoras con gusto lo atenderá.

Llame al 01-800 - GEZETA -100 y pida su Kamasutralap.


--------

"kamasutralap ha mejorado mi vida sexual de notable manera, antes me cansaba de estar siempre en la misma posición trabajando y llegaba cansadisima a la casa y no quería ni coger con mi novia, ahora gracias al kamasutralap esos cansancios se han desvanecido y mi cuerpo es flexible y está preparado para más posiciones, pero ahora no trabajando en la lap precisamente."

****
"Kamasutra lap es la primicia que permite al cuerpo humano integrarse de manera armónica con la tecnología. La gente común y corriente puede pensar que esto es algo sin sentido e incluso enfermo, pero vivimos en la era de la información y no sentir amor por nuestras computadoras personales sería como decirle a una madre que ella no nos dio la vida. kamasutra lap inicia a los neófitos en las reglas, -como yo- que conducen a amar de manera soberbia a nuestras laptops, y por ende a nosotros mismos y a los demás. El efecto inmediato es una mayor disposición orgánica para los encuentros corporales entre seres humanos, si se puede hacer con la tecnología es ingenuo pensar que no se pueda aplicar a los seres humanos. Adopten el método del kamasutra lap y verán los beneficios casi de inmediato en su vida sexual."



Usted como ellos, disfrute de las maravillas que Kamasutralap tiene para usted.




¡Pida Kamasutralap ahora y cambie su vida!


--------
Si es usted uno de los primeros en llamar le obsequiamos no uno, sino dos Kamasutralap para que comparta con quien usted quiera. Y además, llévese totalmente gratis Kamasutradesktop, para aquellos a los que les gustan grandes pero también la suave comodidad; el libro-manual con cómodas posiciones para manejar su ordenador de escritorio.


jueves, 19 de noviembre de 2009

30. Where's gezeta?

Mi blog es muy sabio.

No sé si ustedes, mis queridos lectores se habrán dado cuenta, pero mi blog tiene Adsense. [¿Y qué es eso?, pregunta un lector extrañado. Y gezeta todo amable al servicio de la comunidad contesta] Pues son anuncios de Gúgul que coloca en algunos posts con publicidad coqueta y vaciladora, que el lector, al dar clic, hace que su servilleta reciba -según el anuncio- la jugosa cantidad de medio centavo de dolar hasta un centavo de dolar. ¡Oh, me haré millonario, Dios!

Pues resulta que esa publicidad coqueta y vaciladora de la que les hablo tiene que ver con lo que yo escribo en el blog. Y ni sabía. Aunque me imaginaba. De haber sabido hubiera hecho mis posts con más contenido y menos sosos de lo que los he hecho.

En pocas palabras: los anuncios de mi blog son el cruel reflejo de lo patética que es mi vida. Miren ustedes mismos:


Primero éste que me tiene que recordar que mi dieta últimamente sólo se basa en eso:




Y luego este otro:




Debo dejar de postear mis acosos a cajeros del súper. Mi blog es bien inteligentísimo y se da cuenta. Y me tiene lástima:





Abunda en el tema, y hasta me da tips::



Y me vuelve a recordar mi cruel realidad:




Y a pesar de que me quiere alegrar un poco:



Me baja de mi nube recordándome lo que me digo día a día:



Snif. Los anuncios son un arma de doble filo. Snif. Pero cómo-de-que-no. Me tomaré una chelita a su salud si ustedes deciden dar clic.


------
*Que conste que no los induzco a dar clic. ¿Me oyeron señores de gúgul?

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Más notitas.

(1) Me volvieron a trollear el blog porque dicen que soy bien egocéntrico sólo por mi post anterior. Estos anónimos de hoy que no aguantan vara. No sé por qué la gente se persigna porque yo salga con posts mamones si en ningún momento he dicho que no lo sea. Además eso ni es ser mamón. Deberían leer a él o a él o a él. Ellos sí son mamones. Y chingones.

(2) Ya se me hizo costumbre ir al DF cada quince días. Esta vez fui a una comida en casa de madreselvas. Volví a ver a Borchácalas, Seudónima y a Plaqueta. Y conocí a la Defeña Salerosa, al rufián melancólico, a Selva H., a Aniuxa, a Mario Flores, a Gonzalópolis, y a Lilián y Jordy que tantas ganas tenía de conocer; y demás gente (sin twitter, jiji). Me la pasé muy bien compartiendo la charla, el vino, el pan y el queso con pura celebridá. Además después conocí los tacos Chupacabras, que según muy famosos en los Defes, y la chocolatería y churrería "El Moro", en donde Lilián pidió un chocolate español, que son como 10 barras de Carlos V derretido. Una bomba diabética.

Acá una foto del recuerdo, a la salidita de casa de madreselvas:


(De derecha a izquierda y de arriba abajo: El rufián melancólico, borchácalas, plaqueta, yo, defeña salerosa, Jordy y Lilián. Juro que estaba más sobrio de lo que parezco).

(3) Deberíamos de irnos todos a vivir al DF. Así nos queda más cerca Jalisco. Jiji.

(4) Exijo un trabajo freelance. Repito: ¿dónde se buscan esos?

(5) La cadenita esa que dije que haría, por la que me gané el odio del anónimo mutante, deberá esperar. Los mantendré informados.

Update:

(6) Me comí -casi yo solo- todo el queso de madreselvas. Jojo.

martes, 17 de noviembre de 2009

No mames. Digo, No memes

Usted, querido y amable lector ¿sabe lo que es un meme? La wikipedia nos dice esto. Y según un diccionario bloggero que alguna vez vi y del que he olvidado su url, son ideas lanzadas en un sitio o blog, que rápidamente se propagan por toda la red. Como un virus.

En muchos blogs es común encontrar posts diciendo que han sido premiados por fulanito y que deben contar algo referente a algún tópico y luego "pasarlo" a chorrocientas mil personas, que a su vez lo pasarán a otras chorrocientas mil personas, ad infinitum. (¿Recuerdan las cadenas de mail?).

Gente, de verdad agradezco cuando me toman en cuenta para algo así, pero no siento ese premio como mío cuando me lo avientan junto a 417 personas más. Si me enfermo de algún virus desconocido o que sólo ha infectado a un grupo pequeño de personas, me sentiré especial. Pero si tú, tú o tú, me contagias de gripa y yo contagio a mi familia, y así sucesivamente no tendrá nada de especial. ¿Se entiende mi punto?

Así que hoy quiero decir: "Adios a los memes". Adios a los premios virales. Repito, agradeceré de nuevo cuando me lo "pasen", pero ya no esperen que lo coloque en la barra lateral de mi blog, ni que haga el test/cuestionario/confesiones/texto o lo que pida. Recibiré y presumiré los premios que sean hechos sólo para la ocasión y no esos que están destinados a estar por toda la blogósfera. Lo sé, soy un mamón, pero quiero sentirme especial. ¡Quiéranme!

Si quieren, hagan premios como los que yo hice cuando fue el aniversario de mi blog y que muchos hacen alguna vez al año/semestre, porque esos son diferentes. Son como en la analogía del virus raro y de la gripa, el virus raro. Esos si se sienten bonitos chingáo. Esos son especiales porque van sólo para algunas personas.


¿Y de qué viene todo esto?

De que en el próximo post, pretendo hacer una pequeña cadena que realmente valdrá la pena seguir. Y que no será como todas esas cadenas que todo mundo hace.


sábado, 14 de noviembre de 2009

Hablando de estupideces.

Tal vez algunos recuerden que durante la época de muertos yo rogaba en Twitter que alguien se dignara a aventarme -por lo menos- un pan duro de muertos y compartirlo con el chocolate de Oaxaca que yo tengo en mi casa. Me negué, en un principio a comprar porque esperaba que alguna alma caritativa me lo donara, y como eso no sucedía, decidí comprar. Esperé que alguien me recomendara un panadería en Puebla donde fuera delicioso (Pero cuando me enteré que ahí al pan de muerto le llaman hojaldra, se me desantojó, pero esa es otra historia) y tampoco lo logre. Bueno sí después, pero ya no era lo mismo.

Creí entonces que este sería el primer año en toda mi vida en que no comería pan de muerto, lo cual ya estaba un poco bien, porque he comido como cerdo en estos últimos días.

Los dias pasaron ya con mucha tranquilidad como lo han notado. Mi berrinche en Twitter acabó tal vez el 4 de noviembre con una resignación total. Hoy que llego al DF a casa de mi tía, lo primero que me dice, después de que me dio de comer fue: "Mira mi'jo, traje pan de muerto que hornearon tus tías". Por un momento creí que serían fósiles de pan de muerto, pues ya pasaron muchos días de eso ¿no? ¿a cuánto estamos? Pero el pensamiento fue interrumpido por mi tía que me dijo: "Es de hace tres días. Lo prepararon tus tías especialmente para que nos trajéramos y para que te diéramos a ti y a tu primo, porque el pan de acá no sabe igual. Orita en la noche te preparo chocolate". En ese momento me sentí la persona más feliz del mundo.

Cómo era posible que algo tan simple como el pan de muerto me causara tanta alegría...

[Señor lector, usted se deberá estar preguntando que cuál es la relación del título del post con este texto y con este tuit. Yo también me lo pregunto. Así que vamos al grano]

Mi tía me dijo que pusiera un mantel en mesa. El nuevo. El que acababan de comprar. El que es color blanco resplandeciente.

Recibo mi taza de chocolate. Veo el pan, estoy tan emocionado, comeré pan de muerto. Babeo. Babeo más. No puedo esperar a probar el pan de muerto horneado por mis tías. Chopear el pan en el chocolate y disfrutarlo. Es un sueño... Estiro mi mano, y soy tan estúpidamente imbécil que tiro TODA la taza de chocolate sobre el mantel nuevo. Una taza de chocolate como de 734 ml. -ok, exagero- Todo el chocolate sobre el mantel que no sé dónde compraron, pero que aún tenía en la envoltura la ficha del precio, y que no voy a mencionar porque me siento estúpido de llenar de chocolate un mantel tan caro. Nuevo.

No logro entender cómo me puedo cargar tanta estupidez y torpeza.

Ahí voy de nuevo: ¡Dios! ¿Por qué me hiciste tan pendejo?, ¿Quién compra manteles tan caros?, ¿Por qué me haces hacer estos osos? ¿Por quéeeee?

Soy un imbécil.




Ubicación fail.

Mi sentido de la orientación siempre ha sido muy bueno. A mi familia le gusta tenerme de guía de turistas cuando vamos de vacaciones porque saben que con echarle una mirada al mapa y hacer una lista de lugares que me parecen interesantes, sabré cómo llegar. Siempre es así.

A muchos les aterra ir al DF porque creen que sus miles de calles son laberintos que los perderán por siempre jamás. Yo, nunca me he perdido en el DF. Desde la primera vez que fui siempre me he sabido ubicar bien.

Me burlo de aquellas personas incapacitadas mapísticamente para hallarse en el espacio y tiempo.

Corte a:

Hoy me perdí de la forma más estúpida que puede haber. En un pueblito fresa al que sólo había ido una vez, hace dos meses; que sólo tiene: como 7 calles, unas cuantas casas, una universidad fresa, un starbucks, un McDonald's, un Burger King y más negocios de ese tipo.

¿Quién es tan imbécil para perderse en un pueblo tan pequeño?

[Se escucha que todos los lectores gritan al unísono: ¡Pues tú gezeta!]

Pues sí. Me escupo a mí mismo y a mi superdesarrollado sentido de la orientación. ¡Dios! ¿Por qué me das Google Street Viewer sabiendo que sólo lo usaré para stalkear y no para los fines para los que fue creado? ¿Por qué me dejas que me duerma en los camiones? ¿Por qué no me despiertas a tiempo? ¿Por qué pones en mi camino a gente tan estúpida que no sabe lo que le pregunto y aún así me contestan?(¿No odian a esa gente que te dice: "Ps mire joven, camine dos cuadras. Dé vuelta a la derecha y camine media cuadra más y ya llegó", cuando no es cierto?) ¿Por qué no me recuerdas que hay que cargar el celular cuando hay que salir de casa? ¿Por quéeeee?

Soy un imbécil.

Declaro la guerra en contra de mi peor enemigo que es: Cholula. Pinche pueblito fresa.


---------------------

PD: Una disculpa pública a Gus por dejarlo plantadísimo (de nuevo). Ya me ha de odiar, no es la primera vez.

viernes, 13 de noviembre de 2009

29. Sin razón.



La culpa de mi obesidad es de Abby. Bueno no. Pero sí.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Post its

  • (1) El 31 de octubre fui al DF a la reunión de aniversario del Gaycolectivo. Quería escribir algo más detallado y amplio sobre los dos días que estuve de tour, pero no sabía ni cómo empezar ni hacia dónde ir. Sólo diré que fue de lo más chido que me ha pasado. Por un lado, conocí a la que fue una de mis inspiraciones para abrir un blog: plaqueta; conocí también a su mamá, madreselvas; y por otro lado, a varios compañeros del blog: Borchácalas, Chui, Seudónima y Xellif. Unos tipazos todos; conocí al Tattoo Hunter, toda una chingonería y a dos lectores del blog. La reunión fue muy amena, hablamos como si nos conociéramos de años, platicamos de todo. Toda una aventura ese viaje. Muy revelador también. Lo amé como no tienen idea. (foto de la reunión)

  • (2) Hace rato me entretuve con este blog. No puedo creer que nadie me haya dicho antes de la existencia de él. ¿No es genial? Eso yo lo hacia antes con un marcador. Ahora no puedo esperar para mandar a imprimir mis acentos y pegarlos por donde hagan falta. Háganlo ustedes también.

  • (3) El Tatto Hunter vino a Puebla el sábado pasado al Festival Vampírico, entre otras cosas, a presentar, junto con otros dos autores, un libro que se llama Vamp Fest, que reúne varios cuentos de escritores mexicanos (Fans de Crepúsculo, absténganse). Lo compré a precio de cuates, pero no lo he leído. Cuando lo lea les contaré cómo está la movida. El que sí leí, que también compré, y que también me autografió -mueran de envidia- es un flip-book que se llama Diálogos con la ponzoña/Cuentos asesinos. MUY bueno. Si quieren comprárselo, pregunten en su blog, porque la verdad no sé dónde lo podrían encontrar. Lo recomiendo ampliamente.

  • (4) Ahora mismo. AHORA YA. El pelafustán me acaba de decir esto en un tuit:

    Me siento tan orgulloso. Exijo que también ustedes lo estén. Si no lo conocen, no merecen vivir. Bueno, sí. Vivan. Pero conózcanlo. Es el creador de perro, gato y ardilla y hitlercito semanal, entre otros.

  • (5) Gracias a mi roomie francesa estoy comiendo como francés. Una dieta que incluye: mucho pan, mucha pasta, mucha crema y mucho queso. Lo malo es que no soy francés, mi metabolismo no está pa' esos trotes. Soy de esos que engordan con respirar. Debo volver a mi dieta de una hoja de lechuga y un taco con sal.

  • (6) ¿En dónde se puede pedir trabajo como frílans (freelance, pues) haciendo monitos? Recibo sugerencias en los comentarios.

  • (7) No perdonaré a aquél que sólo haga un comentario. Deben hacer tantos comentarios como puntos son en este multipost. ¿Quedó claro?

  • (8) Ya tengo novio.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Hazlo tú mismo

Tal vez lo sepan, pero para los que no. Soy alguien al que le encanta la “todología”. Siempre he pensado que yo sería feliz haciendo cualquier cosa. Que mi vocación es inexistente, porque mientras empiezo a conocer algo, descubro gusto por otras cosas, y así sigo. Nunca me detengo.

Desde siempre me ha gustado ser una persona independiente. Valerme por mí mismo siempre ha sido algo primordial. En mi casa, mis hermanos siempre fueron muy dependientes de mi mamá para comer. Si ella no estaba, preferían esperarse a que llegara, o comer lo clásico: huevos. Yo, siempre prefería improvisar y preparar cosas distintas, porque no me gusta comer lo mismo dos días seguidos. Ahora sí lo hago, pero porque soy pobre.

Una vez que quería ir a cortarme el cabello porque estaba ya muy mechudo, encontré cerrada la estética, y como soy muy desesperado y tenía que ir a una fiesta, me corté el cabello yo mismo. Un desastre, pero pues ya qué. A partir de esas vez aprendí que no es necesario depender por completo de algo o alguien, siempre que podamos hacerlo solos. Claro, aprendí a cortarme el cabello sin darme en la madre tan feo. En general sí voy a la estética, pero “por si acaso” no está de más saber.

La primera vez que viví solo, mi obsesividad compulsiva casi me hace llorar después de recorrer toda la ciudad y no encontrar un clóset que cupiera a la perfección en el espacio destinado para ello. Lo solucioné yendo a una maderería a comprar madera y me fabriqué mi propio armario que no es por presumir pero quedó chingón. Y como sobró madera, fabriqué la base de la cama, porque aún no la compraba.

Tal vez es medio jipi mi idea, pero también siempre he tenido el sueño de tener un gran jardín en donde pueda sembrar mis propias hierbas para la cocina y algunos vegetales ¿no es tan mala idea no? Entre más independiente sea yo, más feliz me siento.

En la cocina de mi casa, hubo muchos productos que preferí investigar cómo se elaboraban y hacer yo, como mermeladas, mayonesa, crema de cacahuate, granola, aderezo mil islas, barras de avena, pasteles, cajeta, leche condensada, tés, pulpa de tamarindo, y cualquier cosa que me llamara la atención. Incluso el pan de muerto y la rosca de reyes los hacíamos en casa.

Una vez pasando por una tienda donde vendían cosas hechas con materiales reciclados, vi una lámpara que me encantó, que estaba hecha con los conos de cartón en dónde vienen los huevos. Cuando vi el precio se le quitó el encanto, pues costaba 400 pesos que porque según es una tienda bien alternativa gooooeeei. Sólo inspeccioné un poco el diseño y esa misma noche puse manos a la obra. Me corté varias veces, porque soy bien torpe, pero gasté, si mucho, 30 pesos del aerosol negro para pintar y ya.

Las bufandas son uno de mis accesorios favoritos. Pero siempre me han gustado aquellas que son largas, y que les puedes dar vueltas y vueltas sin que te queden como moño. Entonces como no encontraba suficientemente largas, pues aprendí a hacerlas, y ahora yo me tejo mis propias bufandas.

Cuando entraba a los webcómics me asombraba de lo bien que dibujan esos seres superdotados, comúnmente llamados moneros. Cuando veía sus perfiles en Twitter me gustaba ver como ponían avatars hechos por ellos mismos. Días después, surgió “La Historieta”.

Pienso que si nos dedicamos y encontramos esa satisfacción en fabricar nuestras propias cosas, podremos hacer lo que sea. Sé que a veces es más fácil ir al super y comprar una mermelada de naranja, pero si comemos una, hecha por nosotros y más rica, vale la pena el esfuerzo ¿Soy muy chairo? ¿O sólo a mí me pasa?

sábado, 7 de noviembre de 2009

Equidistancia

Hace más o menos, dos años y medio. yo era usuario activo de ese lugar de chistes involuntarios más divertido que uno encuentra en toda la red: Yahoo! respuestas; Yo no era de esos que contestaba cualquier pendejada, de hecho me gustaba que me dieran los 10 puntos a la mejor respuesta y por eso me esforzaba en contestar lo mejor posible. Pero bueno, no es sobre Y!R que he venido a platicar, sino un acontecimiento que me sucedió estando ahí y que cambió mi vida (aunque se lea bien de telenovela).

En ese tiempo yo empezaba tomar cursos de francés, un idioma que me apasiona -demasiado para los que no lo sepan aún- y de repente, llevando apenas unas 5 clases, sin saber caminar, quería yo correr. Y entonces, estando en Y!R se me ocurrió preguntar:

Je suis mexicain et j'étudie français. Quelqu'un ici veut m'aider avec français et je l'aide avec espagnol?


Totalmente sin sentido mi pregunta ahora que lo veo, pero el mensaje principal se entendía: necesitaba yo a alguien con quien practicar francés a cambio de español. Recibí varias respuestas de Marroquíes, franceses y canadienses, dándome su correo para que pudiéramos escribirnos, ayudarnos con lo que pudiéramos y blablablá; pero de todos esos, me sorprendió el correo de una francesa: Blandine, quien muy amablemente se ofrecía a ayudarme, ya que ella, similar a mi situación (pero en caso contrario) le apasionaba el español; me dio su msn, para que de esta forma pudiéramos tener una interacción más cercana. La agregué.

Nació de ahí una gran amistad y un gran interés mutuo por aprender uno del otro sobre nuestros idiomas, nuestra cultura, nuestro país y sobre todo, nuestras vidas. A través de ella encontré en la filatelia un gran placer. Cambiamos un poco nuestra manera de platicar acerca de nosotros a través de cartas y postales enviadas por correo tradicional -como en los viejos tiempos-, dormíamos tardísimo platicando, a pesar de las 7 horas de diferencia existentes en nuestros horarios. Por medio de ella conocí a Florence, otra francesa que me cautivó con su locura, su amistad y su interés también por descubrir más acerca de México, desde el principio. Éramos, a pesar de miles de kilómetros de separación, unos grandes amigos. Pasaron muy rápido a formar parte de mi vida. Mis amigos y familia sabían de su existencia. Cabe mencionar que gracias a ellas, en un periodo muy rápido, aprendí y mejoré mi francés, ya que siempre hablábamos por Skype, nos comunicábamos en el messenger y nos escribíamos cartas. Toda una maravilla.

Al tiempo, les presenté a mis amigos Víctor y Raúl. Y éramos ya, todos, unos muy buenos amigos. Poco después, entre Flo y Raúl empezó a surgir un cariño especial, distinto al que teníamos uno de otro en este pequeño grupito. De inicio a mí me molestó -me arrepiento tanto - porque pensé que ese "jueguito" no los iba a llevar a ningún lado. Porque "Mamá, ahorita vengo, voy al centro", "Mamá, en unos días vuelvo, voy al DF" y "Mamá, ahorita vengo, voy a salir con mis amigos a bailar" no es lo mismo que "Mamá, ahorita vengo, voy a Francia a ver a mi novia" ¿Verdad?

Me puse muy celoso de ambos, y me molesté, porque creía que eso sólo les iba a causar un gran daño, y me empecé a alejar de los dos. No sé qué demonios pasaba por mi cabeza esa vez, que también me distancié de Blabdy muy feo -también me arrepiento mucho-. Como si de la noche a la mañana, botara a la basura más de un año que llevábamos de conocernos y el hecho de ser unos amigos muy unidos a pesar de estar separados por un inmenso océano.



(Pausa intencional para que el lector tome aire, le conteste a los que le hablan en el messenger y se pregunte: "Pinche gezeta, ¿ a dónde me lleva este texto?).



Bueno, en diciembre, del año pasado, Raúl, tuvo la oportunidad de viajar a Francia (aún sin saber bien francés) y conocer, después de casi dos años, por fin, a Flo. Por mi mente pasaron muchos pensamientos. Uno de ellos, el mejor de los casos, era que lo suyo (de ellos) sí resultara efectivamente como esperaban y que todo fuera chido, pero con el pesar de que sólo iba por un mes, y que tendría que volver "a la realidad"; y el segundo escenario, que de plano no fueran el uno para el otro y que su viaje hubiera resultado un fracaso. Afortunadamente pasó lo primero y todo estuvo muy bien.

En enero, regresó Raúl a México y la verdad no sé qué pasaba por su mente, porque Francia no está a la vuelta de la esquina como para volver a cada rato, pero bueno. Pasaron los meses, y en julio, de este año, fue el turno de Flo, de venir a conocer México y pasar más tiempo con su amorcito. Igual, un mes. Tuve la maravillosa oportunidad de conocerla y sí, era exactamente como la conocí a través del intercambio de bytes día y noche; pasó el mes y tuvo que volver.

Debe ser. Lo es, muy difícil estar en esa situación, de poder ver a la persona que amas, una vez al año, si bien te va. Así, que repente, Flo tomó, una decisión que tuvo que haber sido, sin duda, de las más difíciles en su vida: Venirse a la aventura. Regresar a México para estar al lado de la persona que ama, aún sabiendo que no tiene un trabajo o futuro asegurado.

Creo, que esto es algo que se valora mucho. ¡Qué bonito! ¿No?

Ahora, sólo le deseo lo mejor, que logre encontrar un buen trabajo y que su amor por Raúl, continúe así por siempre; que esas decisiones, que ella sabe por qué tomó, le ayuden a lograr sus sueños.

Por mi parte, ya espero que sea diciembre para ir a verla nuevamente a Oaxaca, y para esperar con ansias y con los brazos bien abiertos, la llegada de Blabdy, que nos visitará a finales de este año y principios del próximo. Por fin.

Tengo mucha emoción.

-------

La moraleja (como en las fábulas) es que si uno tiene sueños, nada es imposible (sí, así de trillado) y que el famoso dicho de "Amor de lejos, es amor de pendejos" es una completa tontería. Si dos personas se quieren, no habrá distancias que puedan separarlas. Cuando la separación entre los corazones es equidistante, qué más da la separación física. Y no tengo ejemplo más claro que éste que les he contado; y hoy, más que nunca, he descubierto que sí se puede.




¡Te quiero, Alex!


viernes, 6 de noviembre de 2009

28. Páguese al portador




Varias veces me han dicho acá, que La Histerieta no es un trabajo que me paguen, que no debo de venir a pedirle disculpas de cuando no la publico, porque pues no. Pero créanme que a pesar de eso, siento como penita que vengan cada viernes y que no encuentren nada. Más que ser un compromiso con ustedes, es uno conmigo.

Esto me late mucho y por eso me gusta compartírselos. ¿Dónde me dan chamba de monero?. Pero se los juro -aunque no me lo crean- que no he tenido mucho tiempo para dedicarme a tres histerietas que tengo ahí en el desván. A veces por falta de creatividad, porque aunque no les interese, el dibujo, no es NADA difícil, lo cabrón está en que se ocurra una brillante idea; a veces también -repito- por falta de tiempo. Aquí es donde ustedes dicen: ¿Pero cómo gezeta? si todo el día andas conectado y no haces nada. ¡Ahí está! Luego ando haciendo todo, menos lo que debo de hacer. A veces ni mi tarea hago y me tengo que despertar bien de madrugada pa' hacerla (bueno no, pero ¿apoco no suena bien responsable de mi parte?); y a veces, por cosas-que-no-estoy-para-contarles-ni-ustedes-pa'-saberlas. Pero ya vendré. Lo prometo.

Por lo pronto, les debo dos. Sírvase imprimir el cheque e irlo a cobrar al Banco de Gezeta más cercano que tenga.

Por su atención, gracias.




miércoles, 4 de noviembre de 2009

Falsos Gezetas

Ahora con eso de que si es un twittstar. De que si sus 31890 anónimos mutantes del espacio se pelean, hasta entre ellos mismos, y que por eso se siente importante. De que si ya es todo una diva tuitera que no contesta. De que si vivir en Puebla le ha afectado. De que si esto, de que si l'otro... No importa. Todo mundo ya habla de una sola cosa.. TODOS* quieren estar a la moda.

Todos quieren ser como gezeta:











(Disculparán la calidad de las fotos, pero ser paparazzi no es nada fácil)



No cabe duda. La playera de rayas es el objeto de moda de la temporada que todos quieren tener. Corra ahora a su tienda y/o almacén de ropa más cercano y adquiera la suya. ¡No debe faltar en su guardarropa! ¡Sea popular, no se quede con las ganas!

.
.
.


Pero no se deje engañar. Recuerde que Ge Zeta, sólo hay uno. El único que impuso la moda, y al único al que se le ve mejor la playera, obviamente:



(Tomarse fotos con el cel, en el baño, uno solo, rulea un chingo)


¿Qué espera? Usted también compre la suya y conviértase ahora mismo en un gezefan**.





-----------
* ¿Por qué hay gente que no entiende el sarcasmo, eh?
** Si tienen fotos de más gezefans agradecería me las enviaran por correo. Gracias.

El tuit que me lanzó a la fama

Ayer por la noche moría de frío. Ya no sabía qué hacer en contra de eso. De pronto, al abrir el clóset en busca de un suéter más, se me ocurrió una brillante idea. Y como esas ideas necesitan ser contadas, para evitar que a alguien se le ocurra después, para evitar que se olviden y /o para sentirse importante, decidí tuitearlo.

He aquí el tuit que me convirtió en Twittstar:




Bueno no, pero me gusta pensar que sí.

Y si usted, amable lector/tuitero, gusta retuitear o favoritear, den clic acá.
------

Les debo una Histerieta y tres posts. La Histerieta la recorremos para el viernes. Y los post ustedes deben decidir cuál de los tres irá primero y cual después.

a) El viaje al dF y la reunión con los del gaycolectivo.
b) Házlo tú mismo.
c) Los falsos gezetos.

Los 3 los postearé así que sean libres de elegir cuál irá primero.

lunes, 2 de noviembre de 2009

¿Adivinen qué?

Me fui al DF.

Ya regresé y ando con sentimientos encontrados.

El DF me sigue gustando mucho.

No puse la Histerieta del viernes -se las debo-.

Prepararé un post al respecto de mi viaje.

Pero hoy no.


Salebái

jueves, 29 de octubre de 2009

Alguna vez dije: "Cuando viva solo, voy a comprar mucho queso, y sólo eso voy a comer"


Y ahora estoy obeso.


Siempre he sido fanático de los quesos. Cualquiera que éste sea. No importa si es suave, duro, añejo, azul, enchilado, seco o fresco. Todos son geniales. No he encontrado hasta el momento alguno que no me sepa bueno.

Desde que tenía como 7 años tuve la inquietud de probar todos los quesos existentes. Pues cuando iba al súper con mi mamá, me sorprendía ver la cantidad de ellos. Mi mamá me compraba uno que venía en triangulitos que se llama "La vaca que ríe", buenísimo; Me encantaba también, cuando iba a visitar a mi abuela y ella preparaba queso fresco; Hay un queso de la costa de Oaxaca que se llama "de prensa" que en textura es muy similar al Cotija, más no en sabor. Es delicioso; De las pizzas siempre me han gustado las que lleven más queso. Cuando era niño pedía, o bien de 4 quesos*, o una margarita (la que sólo es con salsa de tomate, orégano y queso), y si había que pedir de otra que no fuera esa, la pedía con extra queso.

Siempre he creído que el queso es un alimento maravilloso. Puede usarse para preparar infinidad de recetas como ingrediente principal, o puede ser excelente acompañante de muchas otras. Yo, soy de la idea que el queso le va a todo. No importa qué haya de comer, siempre debe existir una variedad de queso que le vaya a esa comida, como "guarnición".

Cuando estaba en la prepa, compraba, del dinero que me daban para mi semana, uno o dos pedazos de queso distintos en el súper, para probarlos. Decidía en qué sería muy bueno ese queso. Y si me gustaba mucho, repetía la dosis la siguiente semana.

Cuando empecé a trabajar, que ya podía darme más lujos, me compraba de aquellos que son más caros, igual sólo para probar y adoptar, tal vez, algunos como parte de mi dieta. Algunos de ellos en tiendas especializadas. Mis amigas francesas (Blabdy y Flo), que decían que yo era un francés nacido en México, me apodaban "Monsieur fromage" (Señor queso) pues siempre quería intercambiar recetas con ellas, y yo me interesaba particularmente, en aquellas en donde hay queso de por medio. Me mandaron alguna vez un libro de quesos franceses. De los cuales, obviamente he probado como el 2%, que son de los que venden acá, o de los que ellas me han mandado.

Alguna vez dije: "Cuando viva solo, voy a comprar mucho queso, y sólo eso voy a comer" Y eso he hecho. Yo, prefiero comer queso, por encima de la carne. La carne me harta a veces y prefiero algo un poco más vegetariano y/o con queso, obviamente. El queso es genial. ¡Simplemente maravilloso!

En mi refrigerador (pero hoy no, porque ya me lo acabé casi todo) generalmente se puede encontrar: queso de prensa, queso fresco, quesillo (queso Oaxaca), queso manchego, queso cotija, queso seco, queso mozzarella y algún otro que haya comprado.

De verdad que puedo pasar toda mi vida comiendo sólo queso. Bueno, menos el amarillo, porque ese sólo es bueno si no nos excedemos. Y en los nachos. Pero de todos los demás sí. Por eso estoy gordo.


-----------

*Nunca pidan la pizza de 4 quesos de Domino's. Es asquerosa. Usan una combinación rara de quesos que se obtiene de la leche de alguna vaca radioactiva. Bueno, no lo creo, pero no usan la combinación de 4 quesos de algún restaurant italiano.

miércoles, 28 de octubre de 2009

¿Qué pedo con la vecina del 304?

Cuando uno se muda a vivir a cualquier lugar, deberían de dar un manual con las reglas para comportarse con los vecinos. Reglas básicas que sólo incluyeran unos cuantos puntos primordiales para llevar una relación cordial con aquellos que viven al lado, o enfrente de uno.

Un vecino, si bien, no es necesario que sea nuestro amigo, debería ser alguien en quien podamos confiar y ayudarnos unos a otros, en caso de que alguno lo necesitara. Pero en este mundo existen seres, que parece que nacieron en una cueva, alejados de la sociedad y que aprendieron a vivir así. Y que luego, en edad ya adulta los atraparon y no pueden acostumbrarse a la vida en cautiverio: Como mi vecina, la del 304, que para fines prácticos la llamaré: la vecinadeltrescientoscuatro, que se cree dueña del edificio en donde vivimos.

Vivo en un edificio que tiene varios departamentos. Veo entrar o salir mucha gente todos los días. Ya me familiaricé con algunos de los vecinos, y siempre he tratado de ser amable con todos, para recibir el mismo trato de ellos. Pero esa señora ¡Argh! por más que uno intenta, no'más no se deja domesticar.

Para empezar: TO-DO el santo día, la vecinadeltrescientoscuatro se la pasa regañando a su hija imaginaria, con llantos reales. Es que nunca he visto a la niña. Sólo la he escuchado llorar cuando la regañan por llegar 3 segundos tardes a la mesa, a comer, después de que le ha gritado que vaya a lavarse las manos, 2 segundos después de que le ha dicho que deje de jugar. No entiendo, de verdad, a esa gente que tiene hijos sabiendo que no los quiere o que no tienen la paciencia para aceptar que los niños son... pues niños. Llamaré al DIF.

Cuando el marido está en casa, no se oyen gritos de la señora hacia la niña. Sólo los del marido hacia la señora. De ahí viene, seguro, que la vieja ésta, se desquite con la pobre chamaquita.

Este chisme se quedaría en eso, de no ser porque la vecinadeltrescientoscuatro es toda una fichita.

Desde hace un mes más o menos, la chapa de la puerta de la entrada principal del edificio ha estado fallando, y se discutió entre todos, la posibilidad de cambiarla, porque a veces uno se tomaba hasta media hora en lograr abrir. El pedo fue que esta señora. De buenas a primeras, decidió un día cerrar dicha puerta con doble llave. Le puso llave a la otra chapa, de la cual, nadie, sólo ella tiene la llave, porque que'sque es la encargada del edificio. Esto provocó el enojo no sólo mío, sino de los otros vecinos, porque cerraba como a las 9 de la noche, y a esa hora muchos ni siquiera han llegado a su departamento. El problema real venía para los que no tenemos coche, pues no podemos entrar por alguna de las cocheras.

Un día, fui con mi roomie al gualmar que está a dos cuadras de la casa, a hacer el súper. Fuimos como a las 10, porque a esa hora casi no hay gente y es bien cómodo pasearse por los pasillos vacíos y ligar cajeros evitar tanta gente en las filas; total que para cuando regresamos, ya la vecinadeltrescientoscuatro había cerrado con llave la otra chapa. Se nos hizo fácil y obvio, tocar su timbre, pues si sólo ella tenía la llave, pues tenía que bajar a abrirnos. Tocamos el timbre varias veces. Hasta que respondió:

Vecinadeltrescientoscuatro: ¿Quién?

Nosotros: Los vecinos del 301, ¿puede abrirnos por favor? No tenemos la llave de la otra chapa. Y está cerrado.

Vecinadeltrescientoscuatro: Sí, ya está cerrado... Pero mira, pueden tocarle a otro vecino ¿Por favor? Porque estoy enferma de la gripa y está haciendo mucho frío, y pues no puedo bajar.

Nosotros: Peero... (y colgó su interfón)


Lo que tratamos de decirle es que nadie más tenía esa llave. Y sí, porque estuvimos tocando los timbres de los demás vecinos y nadie tenía. De no ser porque un vecino bajó y nos abrió una de las cocheras, pudimos entrar. Sino, nos íbamos a quedar de homeless toda la noche. Bueno, o hubiéramos llamado a un cerrajero.

Cuando subimos. Fuimos a tocar la puerta de la vecina, pero ésta había apagado todas sus luces, sólo para hacerle al cuento de que ya estaba dormida, porque al rato las volvió a prender.

Al otro día, todos los vecinos fuimos a reclamarle y ella se defendía con argumentos absurdos de que lo hacía "por nuestro bien, y por la seguridad de todos los que vivíamos en el edificio". ¡Patrañas! Se decidió, pues, que no volvería a ponerle llave a la otra chapa, y compusimos la chapa que no servía. Y todos felipes y con tenis. Todos, menos ella. Porque cada vez que nos la topamos, no nos regresa ni el saludo. ¡Pinche vieja malcogida!

¿Qué pedo con esa gente que no sabe vivir en armonía con los demás?

martes, 27 de octubre de 2009

27. Blogroll













Sólo por única ocasión "no en viernes" porque estamos celebrando que ya tengo internet. De nuevo, de nuevo.

Este es un pequeño homenaje a esos blogs que me gustan tanto. Faltan muchos más, pero es dificil incluirlos a todos.

sábado, 24 de octubre de 2009

Me robo los botecitos de leche del Vips

Hace unos días, uno de esos en los que iba a Vips a surtirme de café refill (que no sabe tan mal, ya que te acostumbras) e internet, por supuesto; tomé sin querer una de las "lechitas" que dan para acompañar el café y la metí en mi mochila a la hora de que guardaba mi mercado. Porque han de saber que voy con compu, cargador, celular, libreta, porque luego ando dibujando gente, cosas y/o animales, cigarros, encendedor y todo eso.

Para cuando llegué a mi casa, me sentí el ladrón más miserable del mundo y quise correr al Vips a devolver la lechita que me robé. Y pedir perdón por tan miserable crimen, y tal vez huir a algún país de Europa del Este, en donde me cambiaría de nombre y me volvería un mercader de libros en el zócalo de la capital de esa ciudad... Pero ¡né! Me dio flojera bajar 4 pisos, caminar 3 cuadras y regresar la misma cantidad de calles y pisos; entonces la metí en el refri, y se quedó ahí la pobrecita, abandonada a la deriva. Snif.

Hasta que, un día en el desayuno se me ocurrió prepararme un té de hierbabuena. Y la brillante idea de echarle la lechita robada del Vips se presentó.

¿Por qué nadie me dijo antes que el té de hierbabuena sabe TAN DELICIOSO con leche?

A mis veinticinco años no había probado una bebida más rica que esa. Bueno sí, la malteada de fresa, el chocolate blanco frappé del Café Punta del Cielo, el tejate, el agua de maracuyá, el Vodka con jugo de uva, o piña, las micheladas, el ruso blanco, el café, el Alfonso XIII, el agua de cebada, el agua de jamaica muy fría, el agua de pepino con limón, el jugo de naranja con betabel, el chocolate caliente y el té negro helado. Pero nada más.


¡Los odio a todos por no decirme! Los odio por guardarse ese secreto y hacer que me haya perdido de esa delicia por tanto tiempo. Bitches!


Ahora, he olvidado el pudor y cada vez que voy a Vips me robo los botecitos de leche y los guardo en mi mochila, pa' usarlos pa' mi té de hierbabuena ¿Y qué?


--------
Mi siguiente paso será, el consejo que Lady Jesus me dio. Cito textualmente:

"Pide algo y cuando ya casi lo termines, ponle un cabello y diles: -esto tiene un pelo-. Y será gratis".



UPDATE: O lo que me dijo SalDip:

"Lo que si te recomiendo es que... te lleves los envases vacíos (sin la tapa) y los reemplaces por los que te llevas... porque sí se dan cuenta... pero ya si haces el cambio... no pasa nada =D"

¿No es un genio?

viernes, 23 de octubre de 2009

martes, 20 de octubre de 2009

Impuestos, impuestos y más impuestos

(O, el efecto Twitter)

En estos días en que no tengo internet en casa, ni televisión; no me he enterado de todo lo que pasa en el mundo exterior. Antes, solía a alguna hora de la comida ver las noticias o entrar a Gúgul nius y ponerme al tanto de lo que pasa en el mundo, de ese modo; pero ahora no he podido. Aprovecho el poco tiempo que me conecto para chatear, facebookear y tuitear. Como TO-DA la gente normal debería hacer.

Ayer que me desconecté, dejé todo tan tranquilo. Y cuando llego hoy ¿Qué me encuentro? Que se aprobaron los nuevos impuestos: Del 3% Para el cable e internet; 26.5% a la cerveza; un gravamen del 170.9 % a los cigarros, entre otros. Y el tan sonado aumento al IVA; que'sque ya no es del 17% como iba a ser, sino del 16% ¡Uy no, pues gracias! ¡Malditos bastardos!

Como era de esperarse, en Twitter todo mundo está indignadísimo cambiando al mundo desde su teclado, mientras yo escribo esto. Pero la neta no cambiaremos nada desde ahí. Digo, yo también ando indignado porque ahora pagaré como 12 pesos más al mes por mi conexión a internet (ah porque ya tengo ahora sí) y unos 5 pesos más por mi cajetilla de cigarros. Pero bien dice el dicho que el que se enoja pierde. Ya sé, ya sé. CON-FOR-MÁN-DO-ME tampoco gano nada. Pero si al menos eso me hace vivir tranquilo pues lo estaré.

¡Ya sé, ya sé! Que en Finlandia por derecho tienen internet de un mega de velocidad los ciudadanos. Pero: mi'jos ¡es Finlandia! Uno de los países menos corruptos del mundo. Para que eso pase en México nos hace falta mucho.

También estoy enojado no se crean. Pero tuiteando a lo güey no cambiareos al mundo ¡Sí! ¡que el Trend Topic y la chingada! Pero ¿El Trend Topic pagará su cuenta de internet? Porque aparte estoy seguro que muchos lo hacen por eso. Ya sé, ya sé. Los medios volteando los ojos a su protesta y sus palabras saliendo en las noticias... Pero ¿Los medios pagarán sus impuestos? NOOO, ¿VERDAD?. Así que mejor tranquilícenseme. No les vaya a dar azúcar y no no no. No queremos eso. Porque seguro estoy que muchos no tenemos seguro médico. Pero nos preocupa más el interné.

Lo sé. Yo soy un vicioso del interné también. Y también me afecta, porque no crean que como muchos, también me pregunto: ¿Y ahora qué sigue, malditos diputados de mierda? Pero creo que hay formas más importantes de hacerlas. Y creo que tuiteando no lo lograremos. Ya lo dijeron por ahí ¿Qué tal que cancelan su contrato de internet? Eso les dolerá más a las compañías y podrían interceder con el Gobierno y blablablá, pero ¡ñé! ¿No lo haremos verdad? Bueno. Tantos que somos ¿¡y nadie tiene un amigo hacker que le tire la red a los del gobierno y le deje esos mensajes que están poniendo en sus timelines!? Chaaale. Yo no tengo chingáos, si no con gusto se los prestaba.

¿Entonces? Pues dejen su fóquin computadora y salgan a la calle a protestar (Que a ver si eso sirve de algo). Si salen, los acompaño con gusto. Pero eso de ser organizador yo, nunca me ha gustado. Porque déjenme les digo, que acá afuera (Por que ando desde un parque u_u) El mundo se ve tan normal como siempre. Uno esperaría que después de leer a los tuiteros indignados, uno saliera a la calle y viera a la gente indignadísima también, porque el IVA es de 16% ahora. Pero todos están tan normales como siempre ¿Es que, ya estamos tan acostumbrados que no hacemos nada?

Y pues ya porque si no me indigno y me pongo a tuitear compulsivamente.


lunes, 19 de octubre de 2009

Mi trauma con las agujas

Hace un par de años descubrí la raíz de un trauma que –casi- siempre he tenido: miedo a las agujas, inyecciones y todo tipo de objetos punzo cortantes de punta muy fina.

Estaba estudiando en casa de un amigo. Él sacó una jeringa de su empaque y como si fuera dardo trataba de ensartarla en una manzana que estaba a mi lado. La escena me puso de nervios sin saber por qué. Me daba mucho miedo que no le atinara y la aguja se me clavara a mí, o no sé qué pero me asusté mucho. Le dije que se detuviera, pero no me hizo caso, y mientras veía cómo la manzana era clavada, a mi mente venían recuerdos que en un principio parecían ajenos, o vistos en alguna película, pero no. Era algo real. Algo que mi memoria había olvidado por alguna razón.

Cuando estaba por entrar a la secundaria, el día de mi cumpleaños, me puse muy muy mal del estómago. No pude comer lo que me habían preparado para la cena. Ni el pastel. Me fui, después de tomarme un té, directo a la cama. Días después, mientras dormía, mi estómago me empezó a doler mucho y tenía fiebre.

Desperté a mi papá. Me dio una pastilla y me dijo que me fuera a dormir, que al otro día iríamos al médico. Pues no pude hacerlo, mi temperatura subió más y tenía alucinaciones bien gachas. Sentía que había gente alrededor de mí, volando, caminando y entrando por la ventana. Quise levantarme pero ya no pude moverme, me sentía muy mal. Recuerdo haber gritado y fue así como se dieron cuenta de que yo ya andaba colgando los tenías. Decía muchas incoherencias y seguía viendo gente. Mi papá pidió un taxi y me llevó al hospital. Me tuvo que cargar porque yo no podía moverme. En el transcurso del taxi, la gente de las alucinaciones me seguía acompañando.

Llegamos al hospital donde me atascaron de medicamentos que funcionaron de manera temporal y pude dormir. Al otro día me sentía muy mal de nuevo y me llevaron a otro hospital, donde me dijeron que lo que tenía era apendicitis. Había que operarme en ese preciso momento porque ya estaba muy grave y que si hubiera llegado un poco más tarde, no la contaba.

Recuerdo después haber despertado en una habitación, con un bote de suero en el brazo y mi mamá durmiendo a mi lado. Que no sé cómo llegó tan rápido porque yo estaba en Puerto Escondido, de vacaciones con mi papá. Bueno, pasaron 15 días eternos que estuve en el hospital comiendo pura cosa sin sabor y ya.

Todo eso, lo recordaba muy bien, lo que se mantenía oculto es lo que pasó unos minutos antes de la cirugía. De pronto, no sé cómo, desperté en el quirófano sin saber por qué estaba ahí. No sé qué es lo que me inyectaban los doctores en el brazo, pero me asusté mucho. Por todo en general. Por estar rodeado de médicos, por ver una enorme luz encima de mí y traer yo una bata blanca; y comencé a poner resistencia y gritar. Las enfermeras me tuvieron que agarrar fuerte por los brazos, pero no funcionaba. Terminaron amarrándome a algo para que no me moviera y seguían inyectándome los brazos. Aún a pesar de que estaba amarrado me seguía moviendo y poniéndome duro. Una y otra vez me inyectaban hasta que me di por vencido. La anestesia funcionó.

Y bueno. Ese el recuerdo que vino esa vez a mi mente. Creo, que esa debe ser la raíz de ese miedo que le tengo a las inyecciones, porque fue a partir de mi operación que empecé a tenerles pavor. Porque recuerdo que cuando era niño no era tan puto pa’ eso.

Ahora puedo decir que ya superé el trauma, pues cuando me lastimé mi dedo y se infectó ¿se acuerdan? me recetaron unas inyecciones, y no puse ninguna resistencia para que me las pusieran. O tal vez acepté por miedo a que se me cayera mi dedo. Sniff.

sábado, 17 de octubre de 2009

Me llamo Gezeta y soy un acosador

Cierto día de esta semana, me encontraba en el Gualmar que está a dos cuadras de mi casa, haciendo el super. Ese gualmar me gusta mucho por la cercanía, porque hay muchas cosas a 10 pesito y porque cierran a las 11 de la noche. Entonces es como mi tiendita de la esquina (Y afuera venden unos esquites bien buenos). Bueno, el caso es que bien contento me dispuse a comprar: leche, arroz, atún, jamón, pan y varias cosas que hacían falta en mi despensa.



Todo trancurrió con completa normalidad como cualquier visita al super. Comparando precios como un experto ¡Gracias mamá! Eligiendo la mejor fruta y la mejor verdura. No comprando lo que en otro lado vi más barato y así. Lo normal.

Llegando a las cajas, decidí NO pasar a las cajas rápidas, porque son todo, menos eso, Ya que como es un supermercado ubicado en una zona muy poblada, es la tiendita de la esquina para muchos también. Entonces pasé del lado de las cajas por las que no había pasado nunca; de las normales.

Resulta que el cajero, era un tipo muy atractivo, que tenía un no sé qué que no sé cómo, desde que lo vi me enamoré de él y no pude quitarle los ojos de encima.

Comenzó a cobrar, y de repente descubrí mi lado acosador, con la siguiente conversación:

CajeroGuapo: Son $137.95

Yo(mirándolo fijamente): Ok.

CajeroGuapo:
¿Ticket de estacionamiento?

Yo(aún mirándolo): Noup...

CajeroGuapo: ¿Alguna recarga que desee realizar?

Yo(casi desnudándolo con la mirada): Nop, gracias..
(pausa como de 10 segundos)

CajeroGuapo: Su pago por favor...

Yo(dejándolo de verlo y sacando el dinero): ¡Ah! ¡Perdón! Aquí tiene... (y lo vuelvo a ver)

CajeroGuapo (Se rie, más hermoso aún): Recibo, $150. Y le entrego 12 pesos de cambio.

Yo(sonriendo como idiota): Gracias....

(Pasaron más de 30 segundos, lo juro. El cerillito ya había embolsado todas mis cosas y había una chava formada atrás de mí, esperando para pasar y yo no me movía. Y seguía viendo al cajero)
CajeroGuapo(con cara extrañada): ¿Le puedo ayudar en algo más?

Yo(embobado): ¡Ehm! No, es sólo que: (de repente, como si mis palabras salieran por sí solas, y como un momento que bien pude sentirlo como en cámara lenta dije) ¡ES QUE ES-TÁS MUUY LIN-DO!

CajeroGuapo(muy sonrojado): ¡Eh...! ¿Perdón? Pues... Gracias.


De repente mordí el rebozo. La chava de atrás nos veía y sonreía. El cajero estaba rojísimo, y supongo que yo también. Me dio temblorina en los pies y agarré mis bolsas y salí corriendo. No he ido más al gualmar, pero si voy, tengan por seguro que no pasaré a esa caja NUNCA más.


¡Soy un fóquin acosador de cajeros de supermercados!