jueves, 11 de febrero de 2010

De buenosviajes, malviajes y retroviajes.

O factorice, si gusta.

El fin de semana pasado en una aventura titánica que incluye a Superman, a Aquaman, a un submarino nuclear y pláticas aburridas de una amiga que sólo habla de hombres, películas románticas y perros, llegué al DF después de 6 horas. ¡Seis horas!

Planeé un desayuno tuitero que terminó en comida. Descubrí que eso de la organización no es lo mío. Y que eso de la puntualidad no es lo de la gente. Hubo mucho café, mucha plática y mucho tour con Madreselvas, Fire_tony, imkatatonic, arqaissa y cool_acid que sólo fue a saludarnos como 3 segundos y desapareció ipso facto en una nube negra con efectos chafas.

Los recorridos ñoños por varios cafés y por las calles del centro son bien bonitos. Los helados de esos que cuestan 5 pesos son la neta. Me gustó mucho conocer a "kata" y ver de nuevo a los demás.

Por la noche se improrganizó una fiestecita en casa del fayer, con él, amigos, su hermano, Jordy y amigos de él; platicamos como siempre e intenseamos como nunca. Hablamos de locos, de la mente, de películas, de realidades alternas, de matemáticas, de universos paralelos, de Lost, de ciegos, de sinestesia y muchas cosas dignas de alguien en drogas. Aunque no lo estábamos. Todo empezó por andar viendo el Box y escuchar la triste historia de Pacquiao y su perro al cual parece que se comió su papá. O tal vez me engañaron. O tal vez no escuché bien. O tal vez ya estaba ebrio.

Las pláticas filosóficas -de borrachos- fueron interrumpidas por una foto que llegó al celular de uno de los fiesteros, de un -dice- remitente sin número y que nos malviajó a todos por no saber qué pasaba y porque nos sugestionamos unos a otros y otros a unos y así. En la imagen estaba una vieja como amenzando a otra vieja, con algo en la mano. La escena sería muy normal de no ser porque de plus había un crucifijo en la pared. Horripilante. No tanto. Pero imaginen la histeria.
Para no perder la intensidad hablamos de cosas sobrenaturales como ouijas, biblias, fantasmas, escaleras y cosas así. Estuvimos al borde del suicidio colectivo. Bueno, en realidad no, pero me gusta decirlo para que la historia tenga más drama e interés para los lectores porque creí que la descripción sería tan rara como fue ese momento, pero no. Sólo estñabamos nonsobrios. Y se nos bajó (la ebriez, claro). Se acabó la fiesta, nos comimos una maruchan de los padrinos mágicos y acabó el día.
Tal vez Jordy o Fire_Tony (cuyo verdadero nombre y no me canso de escribirlo, después de que vi su IFE, es Firencio Antonio. Todos los que creyeron que Fire era por fuego están equivocados) tengan una mejor crónica.
Al otro día, el fayer y su hermano fuimos al mercado de la Lagunilla. Fue mágico pues recorrimos un lugar donde vimos muchas antigüedades. Ver esos puestecitos donde vendían latas de Chocomilk de hace decadas, lentes de pasta, teléfonos de disco, ViewMasters, Timbres postales (carísimos), cosas de México 68, lámparas, LP's, botellas, y más cosas antiguas, fue muy bonito. No viví todas las épocas de esas cosas pero me hacen creer que sí.
Recorrimos más y más y llegamos a Tepito y luego al centro en búsqueda de unos aretes para el Toño. Fuimos a dar a un edificio tétrico del centro en donde creí que nos iban a secuestrar, pero no. Sólo nos llevaron a un local todo frío y chueco. Muy chueco; Al final del día me di cuenta que no compré nada. Y me di cuenta hasta que me di cuenta que no compré nada.
Por la noche vimos Los 3 caballeros de Disney (esa película debería ser de culto) y recordé más mi infancia. Si no la han visto son unos perdedores. Es esa donde sale Donald, José Carioca y Pancho Pistolas; como nota mental debo decir que esa película debe ser genial verla en drogas. O no. Sindudamente (sic).



9 comentarios:

Morinakemi dijo...

Ese tipo de experiencias son hipergeniales, de irte caminando acá por calles del distrito, sore todo así por mercados como la merced y tepito... buenísimo.

no manches, las charlas que tienes pedo con tus amigos me recordaron a mi mismo... saludos

Kyuuketsuki dijo...

Lo mejor de todo son esas pláticas que van de cualquier tema. Son una chingonería, sí.

OmaruS dijo...

yo tambien digo que deberia ser de culto... el pingüino polo, el hijo bastardo de pegaso (el burrito), ahh que tiempos aquellos


Saludos!!

N. dijo...

Leía y leía esperando la crónica de la reunión del domingo, la del triunfo del Mole. Y no llegó.

Sniff.

Mar dijo...

"O tal vez me engañaron. O tal vez no escuché bien. O tal vez ya estaba ebrio." Jajajajá.

Por otra parte, el Pato Donald y Ciro Peraloca me caen mal, mal, mal. Para ver la peli que comentas, tendrían que amarrarme a una silla y abrirme los párpados con palillos.

Pablo Cabañas dijo...

Desearía ir a ese mercado de La Lagunilla, hartos objetos antiguos que quisiera tener; sí, muajajajaja...

Ujujuju, nomás dime el nombre (si es que te acuerdas) y "luegololuego" me lanzo pa' allá.

Soel Green dijo...

Siempre he dicho que el DF es muy bonito para ir a pasear...

:'D

Saludos

jess dijo...

Jajaja!!

¿Qué buen viaje eh?

Yo una vez fui a Tepis, sólo que yo no pude evitar comprar unas cuantas chácharas... snif snif snif.

Linda tarde!

Fabiola dijo...

Uy como no la plática de cierto tema en la cual pasas a otro y terminas en un tema del cual no era desde el principio con conclusiones absurdas y graciosas...me gustan.