lunes, 1 de marzo de 2010

El metro, el chicano y los prejuicios.

De camino a la terminal me encontré a un un chicano que andaba perdido en el DF. Cuando se acercó a mí pensé que era un vendedor del disco en formato mp3 que le contiene todas las canciones de moda para la fiesta a sólo diez pesito, pero no. Me dijo que quería llegar a la Central del norte y que estaba "un poco" perdido. Lo noté desde que dijo que quería la central del norte y viajaba de poniente a oriente. O al revés. No sé; le expliqué cómo llegar, saqué mi mapa del metro y le mostré dónde estábamos, adónde iba y dónde NO era el norte. No entendió.

Como buen samaritano que soy le ofrecí llevarlo. Pues aparte yo podría tomar mi autobús en esa central aunque tardara más tiempo. Todo con tal de ayudar. Aunque la mera verdad, él estaba guapo y fue más por eso, jijiji.

De donde estábamos hasta Pantitlán no hablamos mucho. Cada quien veía hacia un lado de la puerta y eventualmente comentábamos cosas triviales y aleatorias como el clima, los vendedores, las estaciones, el DF y la hora.

En Pantitlán, como es un largo trayecto para transbordar, comenzamos a intimar. Erick se llama, nacido en Estados Unidos, de papás mexicanos, que vivió dos años en el DF y cosas varias que no recuerdo porque me concentraba en sus ojos los letreros para no perdernos. Cuando fue mi turno de decirle mi nombre, origen y todo eso, me tomé mucho tiempo, pues explicar esto es difícil. Ya sentados en el vagón rumbo a la Central del norte él dijo: "¡Oh! ¡Oaxaca! Dicen que es muy bonito, que hay mucha vegetación, que su gente es muy amable, la comida muy rica" Y remató diciendo "Son bonitos los pueblitos, quisiera conocer Oaxaca".

En ese momento me puse verde y le dije: "eres un pinche chicano pendejo y prejuicioso, ¡Ya regrésate a gringolandia! ¡Oaxaca es más que un simple pueblito!". Lo empujé y le grité en su cara, haciendo ademanes de afroamericano de Brooklyn: "what's wrong with you? dude" y lo aventé a las vías cuando el tren estaba en movimiento. Murió.

En realidad toda esa escena fue imaginada. Lo único que hice fue reir de manera falsa y asentir con la cabeza mientras seguía viendo sus ojos. La plática continuó normalmente, o casi, porque sentí mucha pena de su forma de pensar y lo seguí comprobando mientras hablaba de Tijuana, del DF y varias ciudades más que en su corta estancia conoció.

Cuando un vendedor de tortas, sandwiches, hamburguesas y marinas pasó, él compró una hamburguesa. Y le dije: "no te cansas de comer siempre lo mismo" a lo que él dijo: "casi nunca como hamburguesas, tal vez sea ese cliché de los gringos y que creen que todos los chicanos queremos imitar". Y de broma le dije: "¿entonces tú no eres hip-hopero y todo eso?". Lo sentí más serio y me dijo: "sólo son prejuicios".

No pude evitar soltar la carcajada y sentirme mal al mismo tiempo. Juro que se puede eso. Una por escuchar la palabra prejuicio de boca de un prejuicioso y dos por que en ese momento estaba siendo yo igual o peor que él. Y no sólo desde ese instante sino desde que se situó junto a mí y supuse que era un vendedor solamente por su aspecto de reggaetonero (¡ven!).

Erick y yo no somos tan distintos después de todo. Si prejuzgamos es por ignorancia como todos los que lo hacen. Los prejuicios dicen mucho de uno. Demuestran lo ignorante que eres con respecto a algo.

Aunque es cierto lo que una vez nos dijo Tumeromole a Fayer, Ciervo y a mí: "Si a las mujeres les dicen pendejas, es por algo. Si a algunos homosexuales les dicen putos o jotos, también es por algo." Y sí, es totalmente cierto y no se pongan espesos porque yo apoyo eso. Los prejuicios existen por algo. Pero de ahí a seguirlos usando como única fuente de información sobre tal o cual cosa es muy diferente.

Le pedí disculpas y él a mí. Llegamos a la terminal. Compró su boleto a Tijuana y cuando yo fui a comprar el mío él se fue a la cafetería y regresó con dos frappés y dos brownies. Me dio uno y uno y me dijo: "ten, para el viaje, dude, por lo menos el tuyo no es de dos días como el mío" y nos despedimos con un efusivo abrazo.



---------
Historias como ésta pero no tan aburridas, no como ésta, fotografías y más, próximamente en Gente del Metro.

6 comentarios:

Ray dijo...

Por eso yo digo que todos discriminamos de alguna forma. Es un tanto inevitable y como bien dices los prejuicios son por algo, así sea por ignorancia. ¿Algún día los superaremos? Jamás al 100%. Por eso para poder convivir debemos a aprender a no tomarnos las cosas tan en serio. De lo contrario seguramente aparecerán mas muertos en las vías del metro.

Chida anéctdota, aunque me sigo quedando con la de Hotmale, ja ja.

Aquiles Digo, antes Jordy dijo...

Goe, me encantó el post, ameno, reflexivo, ilustrativo y hasta pedagógico. Me cae que tienes de pronto unas anécdotas bien chingonas, qué bueno que tú sí las compartes, no como otros.

Completamente de acuerdo: los prejuicios son sólo muestra de ignorancia. Te mando un abrazo, dude.

PD: Todavía no termina el lunes.

Abbita dijo...

Muy buen post! rei mil con lo de que lo aventaste a las vías del tren, yo ya te hacia posteando mientras huias de la justicia y así jajaja ok no xD

saludos y un combo!

p.d. que dijo de Tijuana ¬¬

Andantte dijo...

y..
pienso..
tu sabes que soy retiarto paranóico..
pero..
...

supongo que hubo un montón de gente en el df que lo vió, incluso le explicó pero luego lo evadió..
es decir, no ayudó por su pinta..
..
tons, aquí yo "el azotado por los prejuicios pongo dos"..
un tipo mal vestido que llega y te pregunta algo... los chilangos que son bien chingagente y gandules...

...
y otro más..
los oaxaqueños amables...
...

jojo esque este ultimo suena bonito..
pero..
en fin..
que chido conocer gente amable...

OmaruS dijo...

Me recordaste a esta cancion de Avenida Q

Everyone's A Little Bit Racist.

http://www.youtube.com/watch?v=zc5ztwJvfUA

Sabandija dijo...

Sí, todos tenemos prejuicios, lo malo es cuando lo negamos y/o nos aferramos a ellos. Cuando ellos nos dominan a nosostros y no al revés. Lo chido es conocerlos, mantenerlos a raya y hasta jugar con ellos.
Saludos,
pd. ¿Y si actualizas la nueva dirección de tu blog en tu perfil de twitter?, digo yo